Cómo darte cuenta de que tus ventanas están mal aisladas

Cómo darte cuenta de que tus ventanas están mal aisladas

¿Eres consciente de si tus ventanas están mal aisladas? Este hecho te puede acarrear no solamente problemas de humedades, corrientes o frío en tu hogar, sino también pérdidas económicas, un mayor gasto en calefacción y una menor eficiencia energética de tu hogar. En este artículo queremos ayudarte a reconocer las pistas de un mal aislamiento acústico, físico y térmico en tu casa a causa de problemas en las ventanas. 

 

5 indicadores de que las ventanas están mal aisladas

  • Filtraciones de aire y agua al interior: Si percibes que hay ráfagas de viento dentro de casa o que entra el agua de la lluvia, está claro que tus ventanas no aíslan bien. Puedes comprobarlo a través del efecto de corrosión si el aluminio desaparece en torno al tornillo de fijación o mediante la decoloración propia de la contaminación. Es recomendable optar por el PCV, ajeno a hongos y filtraciones, cuya vida útil se estima en medio siglo.
  • Escasa resistencia: La corrosión asociada al paso del tiempo puede mermar las esquinas y deteriorar la resistencia de las ventanas que están unidas de forma mecánica con tornillos.
  • Exceso de condensación: Si tus ventanas aparecen mojadas durante el invierno o en los períodos más fríos del año, quiere decir que la condensación ha llegado a tu hogar y que por tanto, no hay buen aislamiento con respecto a la temperatura del exterior. Esto también se aplica al calor, ya que una ventana mal aislada no logrará conservar el fresco del interior de una vivienda, con el consiguiente malestar de sus habitantes.
  • Ruido de la calle: Otro indicador de unas ventanas deficientes es el mal aislamiento acústico, algo que notarás si percibes cercanos o en el interior de la vivienda los ruidos propios de la calle, así como vibraciones. Las ventanas más antiguas de aluminio, sobre todo si están deterioradas, son propensas a la contaminación acústica, sobre todo en núcleos de población densos, con mucho tráfico o elevada actividad nocturna.
  • Menor seguridad: Si a la mínima -en un temporal o ante un intento de robo- el vidrio de tu ventana se rompe o resquebraja, deberías preocuparte y optar por el vidrio laminado, idóneo para evitar accidentes domésticos e intrusiones, especialmente si resides en un bajo.

 

Fuente | Veka

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies