Cómo limpiar una olla quemada y dejarla como nueva

Cómo limpiar una olla quemada y dejarla como nueva

Limpiar una olla quemada puede resultar desesperante, incluso son muchas las personas que dan por perdido este valioso recipiente destinado a guisos, arroces, pastas, carnes y mucho más. Es habitual que determinados alimentos como el arroz o la pasta se peguen debido a las excesivas temperaturas, dejando en algunas ocasiones el fondo carbonizado y con una capa negra incrustada que parece imposible de retirar.

¡Qué no cunda el pánico! Existen soluciones para dejar como nuevos este tipo de utensilios, empleando soluciones caseras. Recuerda que no debes emplear estropajo metálico en ollas con recubrimiento antiadherente, puesto que podrías estropearlas. Si usas estropajo, las ollas deben ser de acero inoxidable, hierro, cobre, barro o aluminio. Para el teflón o la cerámica se recomienda una esponja suave y un utensilio de teflón o plástico para el rascado.

A continuación, encontrarás varios trucos para limpiar una olla quemada y dejarla como nueva.

Cómo limpiar una olla quemada con trucos caseros

  • Vinagre: Una capa de vinagre al fondo de la olla y encender el fuego hasta que hierva se trata de una solución desinfectante muy útil para deshacer los restos carbonizados y poder fregar el utensilio hasta dejarlo como nuevo, así como para eliminar el desagradable olor a quemado. 
  • Sal: La sal diluida en agua durante media hora también permite arrastrar y deshacer los restos que queden en la olla quemada. Si ves que quedan todavía manchas, hierve el agua y frota de nuevo.
  • Bicarbonato de sodio: Especialmente si los alimentos están muy quemados, esta sustancia tiene la llave para ayudarte. Disuélvelo en agua y permite que hierva. Al hervir, retira la olla del fuego y en cuanto el agua se enfríe un poco, utiliza un estropajo para deshacer el fondo quemado. 
  • Medio limón: Frotando este cítrico partido por la mitad en la base de la olla y luego empleando un estropajo le devolverás el brillo. Además, sirve para combatir los malos olores.
  • Lejía: Más invasiva, esta sustancia te permitirá desinfectar y devolver a la vida tu olla quemada. Solamente son necesarias unas gotas en agua y hervir la mezcla, sin aspirar tus vapores tóxicos y sin olvidarte de la ventilación. Deja que hierva unos cinco minutos y cuanto el líquido esté templado, friega suavemente con una esponja.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies